¡Hola a todos y todas! Yoguis , no yoguis, futuros yoguis. Con este post titulado “Redefiniendo objetivos” les doy la bienvenida a mi blog.

Como podrán ir comprobando, con este blog quiero compartir mi experiencia como ashtangui, o aprendiz de ashtanga yoga, como prefieran llamarlo. Lo haré desde Tenerife hacia el mundo.

¡Internet no tiene fronteras!

Llevo mucho tiempo dándole vueltas a lo de tener un blog. Siempre con la misma matraquilla en la cabeza: sobre qué debe tratar mi blog.

La primera gran pregunta que se me presentó fue:

¿Blog pofesional o personal?

Lo que siempre he pretendido es aportar cosas útiles sobre temas que conozco, ya sea en lo profesional o en lo personal. La cuestión es que me frenaba la idea de que no sé lo suficiente de nada aunque me interesan muchas cosas…

Estudié periodismo por mi inquietud por conocer historias, de entender a la gente. Ates había estudiado audiovisuales porque me encanta mirar a través de una cámara y plasmar mi visión de la realidad. Pero la vida te va llevando por caminos que no esperas y te ves con serias dificultades para encontrar trabajo, por lo que aceptas puestos que no están mal pero que no te llenan.

Y piensas: “Con todo lo que yo puedo dar, ¿dónde quedó lo de sentirse realizada?”

Cuando vas de trabajo en trabajo, sin ton ni son, pierdes el rumbo, pierdes el foco y lo único que te preocupa es resolver el mes, pagar los gastos y encontrar otro trabajo.

Te olvidas de aquellos sueños de grandeza… 

Pero qué pasa cuando llega un golpe de suerte y de pronto dejas de ir contracorriente…

Empiezas a fluir de nuevo, a estar en sintonía con el universo…

¿Qué pasa?

  1. Pasa que recuperas las ganas de perseguir tus sueños.
  2. Pasa que puede que no sean los mismos sueños.
  3. Pasa que has cambiado y contigo han cambiado tus objetivos.

Eso es lo que me está ocurriendo ahora. Ahora lo que quiero es escribir sobre lo que me ocurre por dentro, que al final es lo que siempre está, lo que no cambia, lo que permanece. Profesional, personal, qué más da.

Hacer un blog no es nada fácil

¡Y menos, si pretendes hacerlo todo tú! Como es mi caso…

También será un aprendizaje en ese sentido, lo hago porque me gusta y porque así pongo en práctica conocimientos sobre marketing online y redes sociales que he aprendido en estos últimos años. Supongo que ya irás viendo que me encanta aprender cosas nuevas… y por eso me estoy lanzando a hacer un blog.

¿Por qué Yoga?

Ya ves que le he dado muchas vueltas a la temática de mi blog. Hace unos meses, bueno más bien un año más o menos, quería hacer un blog relacionado con mi formación: periodismo, audiovisuales, marketing online… son temas que me encantan y siempre están presentes en mi vida de una u otra forma, pero mis ideas se fueron desplomando cuanto más leía blogs sobre hacer blogs, y al ver que me suponía mucho esfuerzo escribir sobre esos temas.

Así que, después de leer en mil sitios que lo ideal es hacer un blog sobre temas que te apasionen, pues no me quedó otra que descartar esas primeras ideas y aceptar, que de un tiempo a esta parte ¡¡¡lo que de verdad me apasiona es el yoga!!!

De hecho, ahora creo que tarde o temprano el yoga tenía que estar presente en mi vida. Siempre me sentí conectada con las filosofías orientales. Uno de los primeros libros que leí y que me marcó mucho fue Siddharta de Herman Hesse, que trata sobre la vida de Buda y cómo consiguió iluminarse. Para mí las enseñanzas de Buda son la mejor manera de encontrar significado a esta existencia humana. La meditación ayuda a controlar nuestra mente que tantas malas pasadas nos juega y también a encontrar paz inerior, muy necesaria en este mundo que a veces parece del revés. No es que yo sea una gran experta, pero intento aplicar lo que buenamente puedo. Esta manera personal de ver el mundo me llevó hace ya más de 10 años a hacerme vegetariana. El yoga de alguna forma encaja muy naturalmente en mi vida. Últimamente, me faltaba tener una vida más activa, menos sedentaria y sobre todo, con más significado. Y el yoga viene a cubrir esas necesidades.

Está claro que todo esto son elecciones de vida, cada uno elige qué camino recorrer. Y yo he elegido dedicar una parte importante de mi vida a practicar yoga, concretamente Ashtanga Yoga (del que hablaré en un futuro post).

Mi experiencia

Empecé a hacer yoga  en casa hace aproximadamente un año – a finales de 2014-  no podía permitirme apuntarme a clases, así que gracias a esas personas, que a través de  las redes comparten su experiencia y conocimientos, he practicado en casa con el apoyo de esa comunidad de yoguis, que han hecho más fácil gracias a las imágenes de Youtube e Instagram. En agosto de 2015 por fin encontré las circunstancias adecuadas para apuntarme a un taller intensivo de Ashtanga Yoga.

En ese curso nació una ashtangui :) Fue una gran experiencia, llena de nuevas sensaciones y sobretodo sentí una evolución muy rápida en poco tiempo: gané más fuerza y flexibilidad… entendí mejor el significado de hacer yoga.

Estas vivencias me han animado a compartir mi proceso de aprendizaje a ver si sirve a otras personas.

Después de esto, ya nos conocemos un poco más…

¿Te animas a recorrer este camino conmigo?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares
Share This

¿Te gusta?

Compártelo en tus redes y que florezca la semilla del yoga :)